Prótesis dental sin metal: Razones por las que las amarás si has llevado puentes con ganchos

La odontología tiene aterrorizados a muchos por no pocas razones. Lo que estas personas no saben es que las cosas han cambiado ahora de manera radical. Ya no hay que batallar con terapias complejas e incómodas, pero lo mejor de todo es que, los especialistas, han conseguido mantener el dolor a raya para que no sea impedimento para la salud y la buena apariencia de las personas. Es por ello que, si has sufrido por mucho tiempo llevando puentes tradicionales con ganchos que te complican el habla, la higiene y te provocan lesiones en dientes y encías, este breve artículo sobre prótesis dentales sin metal, te interesa.

Puentes con ganchos: Lo bueno, lo malo y lo feo

Por mucho tiempo, las prótesis móviles tipo puente fueron una solución viable en casos de pérdida dental parcial. Y es que los puentes son económicos, pueden reponer varías piezas a la vez y como son removibles, son una gran alternativa para quienes temen a la intervención que exige la colocación de implantes fijos. Lo crítico con su utilización es que su estructura metálica lesiona la mucosa con el roce constante, además, produce desgaste y hasta deformación dental debido a que utiliza ganchos de sujeción que se anclan en las piezas que rodean la brecha en la dentadura. Para los pacientes que presentan hipersensibilidad al metal, la situación es más delicada, ya que las áreas próximas al puente pueden desarrollar inflamación, picazón e irritación localizada, molestias que no se disipan hasta que este se retira.

La alternativa más inteligente

Los molestos puentes con ganchos están siendo desplazados por el uso de prótesis removibles sin metal, que al igual que los puentes, pueden reponer varias piezas de una vez, pero resultan notablemente más cómodas y convenientes para el paciente. La razón de esto es que ya no tienen estructura de metal y no se sujetan por ganchos, sino por un material flexible que se adapta a la boca y se sujeta de la mucosa (no de los dientes) de manera firme, sin lesionar ni ocasionar molestias. La ausencia de metal reduce las lesiones por fricción y también las reacciones en quienes padecen de hipersensibilidad. Como la prótesis dental sin metal se adapta al movimiento natural y el ajuste es máximo, el paciente no tiene que preocuparse de que el dispositivo le impida hablar o de que, en un momento inesperado, se afloje y termine soltándose por completo.

Esta y otras opciones revolucionarias están esperando por ti en la Clínica Muller, así que, si vives en Valencia, no esperes para darle un giro a tu vida. Solicita una evaluación de tu caso y, en menos de lo que esperes, habrás olvidado todos esos malos ratos que tu puente con ganchos te ha hecho pasar.

Imagen cortesía de https://i.ytimg.com/. Todos los derechos reservados.