Semillas de sésamo, fuente de hierro y calcio

Las semillas de sésamo tienen un alto valor nutricional. Son fuente importante de hierro y calcio. Su extraordinario aroma las ha convertido en uno de los ingredientes principales de la comida japonesa.

El sésamo, tanto sus semillas como el aceite que se extrae de ellas, aporta un número importante de ácidos grasos, mayoritariamente insaturados, además de fibra, azúcares y almidón.

Es uno de los cultivos más antiguos en oleaginosas. Es nativo de ciertas regiones de Africa e India. Ha sido cultivado desde hace más de 3 000 años y actualmente se produce en todo el mundo.

En el menú de Instamaki se encuentran tanto las semillas de sésamo como su aceite en diferentes platos para degustar y a la vez darle al cuerpo los alimentos para un correcto funcionamiento, porque el sushi está compuesto por una variedad de productos, cuyo consumo beneficia la salud.

Estas semillas de sésamo o ajonjolí son particularmente ricas en vitaminas del grupo B, entre ellas B1, B3, B6 y ácido fólico.

 

¿Qué es el aceite de sésamo?

Es un aceite que se extrae de las semillas de sésamo. Es popular en la mayoría de los países asiáticos como ingrediente principal de la cocina e inclusive se lo usa como un suplemento medicinal.

Este aceite es tan popular en la cocina de Asia como lo es el de oliva en Europa. En la cocina nipona, se lo considera un potenciador del sabor. Ayuda a aumentar los sabores naturales de cada plato.

El aceite de sésamo lidera la lista de los aceites comestibles con mayor contenido de antioxidantes.​

El contenido de aceite en el sésamo es alto si se lo compara con cualquier otra semilla y tiene un particular sabor a nuez, lo cual lo ha convertido en un ingrediente muy popular en la gastronomía mundial.