Sin categoría

¿Que conoce usted de las técnicas de traducción?

El oficio de las traducciones es uno de los más antiguos del mundo, utilizado para intercambiar conversaciones inclusive con los comerciantes en la antigüedad, ya que durante los trueques, los comerciantes asistían con sus intérpretes y traductores para poder intercambiar las mercancías o venderlas. Los faraones tenían personas que realizaban este tipo de oficio para poder reunirse e intercambiar mensajes con los representantes de otros países.

La antigua civilización babilónica utilizaba traductores y, en tiempos más modernos, recordamos el papel de la traducción en el Renacimiento. Pensemos también en el caso de la Biblia que en la actualidad está traducida (por completo o en parte) a 1.109 leguas. La inmensa mayoría de estas traducciones bíblicas se ha realizado en los últimos doscientos años ya que al principio del siglo xix existían traducciones solamente en setenta y una lenguas.

Hoy día, se puede observar como las compañías literarias, ofrecen las obras de escritores famosos en varios mercados simultáneamente, realizando las traducciones a una gran variedad de lenguas y vendiendo las mismas a una gran cantidad de personas que hablan idiomas diferentes. Así también podemos observar las empresas farmacéuticas, de salud, medicas como a través de la traducción médica, pueden llegar a colocar sus productos en cualquier cantidad de países, bien se trate de materiales médicos, farmacéuticos, o equipos. Lo mismo pasa con los equipos de diferente índole, es indispensable la traducción técnica de los mismos, para que los responsables de cada área, entiendan como se pueden operar y manipular para el fin para el cual fueron concebidos.

Las mejores traducciones son aquellas que capacitan al receptor para responder el mensaje, tanto en forma como en contenido, tal y como respondería el lector original, por eso es muy importante que el profesional de la traducción conozca a quien va dirigido el mensaje.

Al realizar una traducción hay que tener presente las diferencias culturales que pudieran existir. La cantidad de léxico que existe en una lengua referente a cualquier aspecto cultural está en proporción con la importancia cultural que tiene.

Las expresiones pueden ser endocéntricas o exocéntricas. La endocéntrica expresa un significado literal mientras que la exocéntrica tiene una dimensión metafórica. Puede ser difícil a veces decidir si se trata de un tipo u otro ya que hay expresiones que pueden pertenecer ambas clasificaciones.

Las diferencias culturales no siempre se ven a primera vista y si no se conoce la cultura se puede transmitir la impresión opuesta a la que quiso dar el autor.

¿Cuáles serían estas técnicas que se utilizan en las traducciones?

La transcripción: esta técnica consiste en conservar alguna palabra o expresión en el original sin traducir. Suelen ser palabras relacionadas con la cultura o las instituciones pero no siempre. En ocasiones estas palabras acaban incorporándose a la segunda lengua. Otras veces constituyen una moda que luego pasa.

La traducción literal: la traducción literal o palabra por palabra es aplicable cuando entre dos lenguas existe una correspondencia previa de estructura y de significación e impera una equivalencia exacta entre las distintas palabras.

En realidad, este tipo de traducción se utiliza en contadas ocasiones ya que existen muy pocas palabras que tenga una única traducción en un único idioma. Es el caso de objetos concretos en la combinación español-inglés, como «gato» / «cat» o «ventana» / «window». O incluso de palabras que expresan sentimientos o conceptos abstractos e intangibles como «amor» / «love» o «muerte» / «death».

Los préstamos semánticos: muchas veces los términos que designan instituciones nacionales que no tienen un equivalente exacto en la otra cultura se traducen literalmente. Es la técnica que se utiliza para traducir los nombres de los distintos ministerios que pueden no coincidir en dos culturas. El Ministerio del Interior español, por ejemplo, se conocería como the Ministry of the Interior pero al hablar del Ministerio del Interior británico se llamaría the Home Office.

El préstamo semántico como técnica de traducción consiste en utilizar una palabra o una expresión del texto original exactamente igual en el texto de destino. Normalmente los préstamos figuran en cursiva en las traducciones. La idea es reproducir tal cual una expresión del texto original en el texto de destino.

En definitiva, se trata de dejar sin traducir alguna expresión o nombre que pertenezca al acervo cultural del idioma de origen. En múltiples ocasiones, los términos que designan instituciones nacionales que no tienen un equivalente exacto en la otra cultura se dejan en cursiva en el idioma original. Es el caso de términos como «siesta» o «fashion week».

La sinonimia léxica: como técnica, se refiere  cuando el traductor opta por una solución de traducción en la lengua de destino que no coincide exactamente pero se aproxima a la empleada en el idioma de partida. Es importante recordar que no podemos alejarnos demasiado del significado de la palabra original. Hay que tener mucho cuidado no obstante, de no alejarse demasiado del original.

La transposición: frecuentemente en una traducción hay que cambiar las partes de la oración o el orden de las palabras. Este proceso de transposición consiste en cambiar de categoría gramatical una parte de la oración sin alterar su significado general. Por lo tanto, esta técnica supone un cambio en la estructura gramatical de la frase.

La modulación: un concepto o metáfora se puede traducir frecuentemente  por otra muy diferente en la otra lengua. En las traducciones tiene lugar cuando se produce un cambio en la base conceptual de un término, es decir, en el punto de vista, en la perspectiva, pero sin alterar su sentido. Se trata pues de un plano más abstracto que consiste en adoptar un punto de vista modificado o una base metafórica diferente.

La contracción: con esta técnica es posible que se omitan palabras al traducir de una lengua a otra.

La expansión: se refiere a lo opuesto a la contracción, o sea que consiste en añadir más vocablos cuando se realzan traducciones..

La reestructuración: cuando un traductor utiliza la técnica de reestructuración está optando por cambiar el tipo de oración o incluso, el número de oraciones para transmitir correctamente el mensaje del autor.

La modificación: la modificación consiste en cambiar el texto original al traducir para aclarar alguna referencia que no sería comprensible para el lector. Esto se debería hacer con mucho cuidado. Se puede mantener el original y poner una breve nota a pie de página.